24.5.13

¿Jugar bajo la lluvia es bueno o es malo?


Para muchos niños uno de los mayores placeres cuando llueve es salir a jugar y tener la oportunidad de sentir las gotas en la cara, los adultos tenemos prejuicios al respecto porque pensamos que si se “remojan” en exceso se pueden poner malitos, pero lo cierto es que la solución podría pasar por secarlos, cambiarlos y darles calor cuando regresaran a casa.
Después de unos días de calor excesivo (e impropio) de la primavera, las lluvias nos han regalado un poco de frescor y alegría. He podido recordar gracias a mis hijos algunos de los juegos que los niños adoran para hacer mientras sienten el agua caer. Es habitual hablar de las actividades que se pueden hacer en casa cuando no podemos salir, pero a veces lo que ellos quieren es precisamente es experimentar las inclemencias del tiempo, yo por mi parte mientras no nos encontremos frente a una gran tormenta, o si no hace un viento excesivo, no me importa que disfruten de esta manera.

Chapotear en los charcos es una experiencia muy divertida, con botas de goma claro, y construir canales de agua en el barro les convierte por un día en pequeños ingenieros. Mis hijos estuvieron utilizando el paraguas para “rellenarlo” de agua colocándolo del revés, y después no había manera de que sirviera para taparse, aunque a ellos no les importaba.
En calles empinadas a los niños les encanta situarse unos a la parte de arriba, y otros a la de abajo, así pueden observar el recorrido de trocitos de madera, corcho o hojitas sobre las pequeñas caídas de agua. Hay otros pequeños que van más allá y construyen pequeños barcos con “medias” cáscaras de nuez convertidas en una nave al introducir una pequeña bola de plastilina que sujeta el mástil (un pedazo de mondadientes) y la vela que consiguen con papel.
Acercarse a la hierba del parque para ver cómo se pasean los caracoles es muy bonito, y construir un puente con piedras grandes para poder atravesar un trozo de calle inundada, les hace creer que son aventureros. Y cuando estamos a buen resguardo, podemos calcular la distancia a la que está la tormenta de nosotros, contando los segundos que pasan entre que vemos el relámpago y que oímos el estruendo del trueno.
Así que ya veisla lluvia tambien puede ser divertida, tanto si la miramos desde casa al abrigo del techo y con una taza de chocolate en la mano, como si salimos a la calle.
Peques y mas

1 comentario:

  1. Anónimo26.9.13

    aveces se nos olvida lo divertida que puede ser la vida y que podemos hacer que con algo tan sensillo como jugar bajo la lluvia puede ser una experiencia inolvidable para nuestros hijos gracias por recordarmelo

    ResponderEliminar

Gracias por tus opiniones y comentarios