9.9.12

Además de nadar, tu hijo debe saber sobrevivir en el agua?


El verano es la época en la que los niños disfrutan de las playas y piscinas, pero para evitar una fatalidad los padres deben asegurarse que sus hijos sepan, sobre todo, cómo sobrevivir en el agua.
Aunque se piensa que un salvavidas o flotador y las clases de natación son las medidas más seguras para prevenir un ahogo, la instructora especializada en rescate de infantes Yazmin Ramírez Acocella advierte que no son suficientes.

"Un padre tiende a descuidarse un poquito si tienen un flotador puesto porque piensan que es seguro, pero no lo es", dijo Ramírez Acocella a EFE en su escuela Born 2 Swim ubicada en Doral, Florida.

Además, explicó, las escuelas de natación comunes solo enseñan técnicas de patalear y utilizar los brazos, sin entrenarlos a descansar y comunicar los riesgos dentro del agua.

"No les enseñan a ser independientes. Que si ese niño no llegara a la pared (de una piscina) o no llegara a la orilla, se tiene que voltear y flotar para que sea independiente", indicó la entrenadora con más de quince años de experiencia.

Ramírez Acocella comentó que aprender a nadar "no es un lujo", sino una necesidad ya que, por ejemplo en el estado de Florida, la primera causa de muerte en menores de 1 a 4 años de edad es el ahogamiento.
Las estadísticas confirman que un 75 por ciento de las víctimas están entre las edades de 12 a 25 meses y que un 88 por ciento de los casos se ahogan en las piscinas de sus propios hogares, familiares o vecinos.

Asimismo, en un 77 por ciento de los casos, los menores desaparecieron en menos de cinco minutos. Por ello, desde el año 2000, las leyes de Florida exigen una barrera alrededor de la piscina como método de prevención.

Por su parte, el Instituto Americano de Medicina Preventiva indica que el ahogo es la segunda causa de muerte en Estados Unidos en menores de hasta 14 años.

Se puede empezar a los 6 meses La instructora aconseja a los padres que den a sus hijos una educación en supervivencia que puede empezar desde los seis meses de vida a través de ejercicios constantes de nadar y flotar.

"Los padres pueden intentarlo, pero a veces nosotros como padres, nos duele cuando los menores a veces lloran un poco. El hijo que sabe cómo manipular, busca en hacer lo que quieren y no lo que deben", explicó la experta que en su propio caso prefirió poner a sus hijos y sobrinos a tomar clases con otros entrenadores.

En su academia, Ramírez Acocella y sus ocho entrenadores reciben, de lunes a viernes durante todo el año, niños de seis meses en adelante sin importar alguna necesidad especial como el autismo u otra enfermedad.

Allí cada niño recibe una clase individualizada dentro del primer nivel de natación y una guía de supervivencia que se alterna con natación en diferentes posiciones, flotar, respirar y, sobre todo, aprender a respetar el agua.

Ramírez Acocella se inició como instructora tras el nacimiento de su sobrino quien estaba rodeado de familiares con piscinas, o que viven frente a la playa o a un canal de agua.

"Las clases que le busqué en aquel entonces solo enseñaban a nadar hacia el muro de una piscina, hasta que encontré una instructora que vio mi interés y me guió para realizarme como instructora", recordó.

Motivada por el progreso de su sobrino, Ramírez Acocella decidió abandonar su trabajo en mercadeo y tomar las clases y certificaciones especializadas como primeros auxilios, salvavidas, rescate de infantes, entre otras.

Por último, recomendó a los padres a que no vean las clases de natación como "un evento de verano", sino una oportunidad de ofrecer a sus hijos una disciplina que, además de educarlos, les provea unas herramientas para salvar sus vidas.

Enseñando a un bebe a sobrevivir en el agua


Zayra Mo, EFE / Univision

3 comentarios:

  1. Anónimo11.9.12

    Hola FiLi, el articulo me gusto mucho, esta excelente!
    Edward de Canadá

    ResponderEliminar
  2. Hola Edward!, es un gusto saludarte y que bien que te gusto, aqui en mundo fili te extrañamos y esperamos verte pronto, te mandamos un abrazo y saludos a tu amigo el oso.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11.9.12

    excelente articulo, gracias!

    ResponderEliminar

Gracias por tus opiniones y comentarios