11.9.12

Cuales son los accidentes mas frecuente en los niños


Desafortunada mente las principales víctimas de los accidentes son los niños y la mayoría de ellos ocurren dentro del hogar donde los pequeños se encuentran bajo la responsabilidad de un adulto que debería cuidarlos. El envenenamiento, las quemaduras, las heridas, las fracturas y luxaciones y la obstrucción de la respiración son las principales lesiones que atacan a los niños. 

En nuestro país, los accidentes son la primera causa de muerte infantil. Los accidentes son situaciones que se presentan rápida e inesperadamente y ponen en peligro, en la mayoría de las ocasiones, la integridad física y la vida de las personas. En los niños, un suceso de este tipo les causa desde sufrimiento y dolor hasta la pérdida de energía y, en ocasiones, invalidez o incluso la muerte. 

En el hogar son frecuentes las caídas, quemaduras y asfixias, debido a que no se toman las precauciones necesarias o los pequeños están al cuidado de un miembro de la familia o conocido menor de edad. También la ingestión de bebidas tóxicas es un accidente constante por la curiosidad natural del niño y porque los menores de cinco años tienen la tendencia de llevarse cosas a la boca. 

PREVENCIÓN Y PRIMEROS AUXILIOS OBSTRUCCIÓN
La obstrucción de la respiración se presenta cuando se nos atora algún objeto en la garganta y nos impide respirar; esta situación puede llevarnos a la asfixia. La obstrucción de las vías respiratorias es común en los niños porque suelen llevarse a la boca muchos de los objetos que encuentran a su paso. Cuando enfrentemos un accidente de este tipo no debemos sacar el objeto con la mano porque podemos hundirlo más. Se recomienda intentar su expulsión colocando al niño boca abajo y golpeándolo en la espalda con la palma de la mano; si no lo expulsa, la decisión más adecuada consiste en acudir inmediatamente al servicio médico más cercano. La causa más frecuente de la obstrucción es un fragmento de comida o un objeto alojado en la garganta. 

Cuando esto ocurre, puede sobrevenir una asfixia mortal en menos de cuatro minutos. Otra causa de ahogamiento son las contracturas musculares por la inhalación de gases venenosos. Un signo inequívoco de ahogamiento es la imposibilidad de hablar, la víctima tose y hace esfuerzos por respirar, la falta de oxígeno hace que se le ponga el rostro amoratado y después azulado. Para eliminar una obstrucción golpee con fuerza la espalda del lesionado tres o cuatro veces. Si no resulta, colóquese de pie detrás de ella, rodeándole con los brazos la parte inferior del pecho, cierre una mano en forma de puño, y sujétela fuertemente con la otra, ambas manos sujetarán la zona central y por debajo de las costillas de la víctima. 

Esta persona debe inclinarse hacia adelante, con los brazos y la cabeza colgando. Entonces, aplique un fuerte apretón hacia adentro y arriba sobre el abdomen. De ser necesario, repita esta maniobra varias veces para forzar a la víctima a que expulse el objeto que produce la obstrucción. 

MORDEDURAS DE ANIMALES Y PICADURAS DE INSECTOS
Las mordeduras de animales y las picaduras de insectos son accidentes que pueden resultar fatales. Por ejemplo, la mordedura de un perro o rata con rabia puede ocasionar que nos contagiemos de esa enfermedad mortal, o una picadura de abeja también puede traer graves consecuencias. 

Cuando vivamos un accidente de este tipo, lo más importante es acudir de inmediato a la Unidad de Salud. Si nos ha atacado un perro o una rata, es necesario investigar si el animal sufre de rabia, pues de eso dependerá el tratamiento que vamos a seguir. 

Las mordeduras y picaduras venenosas son, relativamente, poco frecuentes, sin embargo, algunas pueden causar desfallecimiento, palidez, náusea, vómito, dificultad respiratoria y aceleración del ritmo cardiaco, o en el peor de los casos pueden ser mortales. 

Los distintos venenos de los animales requieren un tratamiento médico distinto, por lo que se debe identificar al animal responsable o capturarlo para su identificación por expertos competentes. Si el lesionado ha sido mordido o arañado por algún animal, lave la herida con agua y jabón, póngale una venda y busque asistencia médica. Si el insecto ha dejado el aguijón en la piel, debe extraerse utilizando unas pinzas. Si la víctima ha recibido una picadura en la boca, dele un cubo de hielo para chupar y que haga buches con una solución de bicarbonato de sodio con agua, esta medida ayudará a reducir la hinchazón. 

CAÍDAS
Los accidentes más comunes durante la infancia son las caídas, incluso estamos acostumbrados a verlas como algo normal, sin embargo, pocas veces nos percatamos de que pueden ocasionar lesiones tan graves como una fractura o incluso la muerte. Cuando una caída origina un raspón leve o un rasguño, sólo debemos lavar la herida con agua y jabón. Pero cuando un hueso se ha roto o se ha salido de su lugar, debemos acudir al médico para que el accidentado reciba atención profesional lo antes posible. 

La libertad de explorar implica tropiezos, y el medio de un niño pequeño debe permitir “tropiezos seguros”, Además de la lección aprendida, estos tropiezos pueden considerarse como una preparación contra accidentes más graves a través del incremento de la confianza del niño en su propia habilidad para enfrentarse a cambios inesperados. 

ENVENENAMIENTO E INTOXICACIÓN
El envenenamiento y la intoxicación se presentan por ingerir sustancias tóxicas que pueden dañar nuestro organismo. Entre los elementos venenosos más comunes se encuentran los limpiadores domésticos como el cloro, el detergente y la sosa. También son muy dañinos los insecticidas, las medicinas y los alimentos descompuestos. Cuando nos percatemos de que una persona ha tragado una sustancia venenosa, no debemos hacerla vomitar, es mejor transportarla rápidamente al hospital más cercano. 

Hay cuatro formas fundamentales de envenenamiento: inhalación de agentes nocivos (como el humo de los automóviles), ingestión de venenos, absorción de productos químicos por la piel e inyección. Al ser ingeridas las sustancias venenosas, afectan al estómago y al intestino produciendo vómitos, dolor o diarrea. Si se ingieren corrosivos, se pueden producir quemaduras en labios, boca y estómago con dolor intenso y lesiones graves. Muchos productos de limpieza, como los blanqueadores, son tóxicos, por eso se deben mantener fuera del alcance de los niños. 

También algunas plantas y hongos son venenosos. Algunos venenos pueden afectar al sistema nervioso produciendo delirio, convulsiones y pérdida de conocimiento. Cuando algún accidente de esta naturaleza ocurra: Solicite asistencia médica de urgencia. Si la víctima está consciente pregúntele qué sucedió. Si no lo está compruebe si tiene libres las vías respiratorias. No intente provocar el vómito, si la persona deja de respirar, aplíquele respiración artificial. 



QUEMADURAS
Muchos accidentes que ocurren en la casa están relacionados con el fuego; una quemadura grave puede ocasionar la muerte de un niño o discapacitarlo para toda la vida. Pocas veces pensamos que una quemadura en la mano impedirá que un niño pueda tomar un lápiz o una herramienta, eso cambiará su vida en forma definitiva. Cuando nos enfrentemos a una quemadura no debemos tocar el área lesionada, ni retirar nada que haya quedado adherido a la lesión, es conveniente colocar la parte quemada bajo el chorro suave del agua limpia y acudir de inmediato al servicio médico. 

** En las quemaduras de primer grado, el daño se limita a la capa más externa de la piel, en la que tiene lugar un enrojecimiento, aumento del calor y, en ocasiones, formación de ámpulas y ardor si se toca la zona afectada. Un ejemplo son las quemaduras solares. 
** En las de segundo grado, la lesión se extiende más allá de la capa externa y afecta capas más profundas ocasionando formación de ampollas. 
** Con las de tercer grado, todo el espesor de la piel está destruido y se observa una capa carbonizada de tejido. La gravedad de la quemadura depende de la superficie quemada y de la profundidad de la lesión. 

La aplicación correcta de los primeros auxilios es esencial para una rápida recuperación: Si las ropas de la víctima están ardiendo, tírelo al suelo y apártelo de las llamas inmediatamente. Para apagar el fuego que prendió la ropa, envuelva a la persona con una tela que no sea inflamable y, si es posible, quite todos los objetos que pueden oprimir como anillos, pulseras, cinturón, zapatos, ya que la zona afectada puede hincharse y después es difícil retirar estos objetos. 

En las quemaduras de primer grado, mantenga la zona quemada bajo agua fría hasta que cese el dolor. No sumerja en agua las quemaduras de segundo o tercer grado. Cubra el área quemada con una compresa estéril o utilice un trozo de sábana seca y limpia, toque lo menos posible la zona de la quemadura y no aplique lociones ni pomadas. 

CORTADURAS
Las heridas se provocan cuando un objeto filoso o punzocortante llega a nuestro organismo y nos causa una lesión. Esta lesión puede ser de diversa magnitud, va desde una pequeña cortadura hasta una mutilación o pérdida de una miembro. Cuando tenemos una herida debemos lavar perfectamente con agua y jabón la parte afectada y acudir a la Unidad de Salud para que un médico revise la lesión. Una cortadura es una rotura de la piel que permite la salida de la sangre y puede causar una infección. Las heridas incisas, por ejemplo, hechas con una hoja afilada, suelen sangrar abundantemente; las heridas contusas con los tejidos desgarrados, sangran menos que las incisas, pero pueden cicatrizar con mayor dificultad. 

Los cortes puntiformes pueden tener orificios relativamente pequeños, pero a veces son profundos y causan daños graves a los tejidos subyacentes. La mayoría de los cortes son leves y no requieren atención médica. Si la víctima tiene una herida profunda y sucia, se debe consultar un médico, ya que puede ser necesaria la vacunación antitetánica. 

Cualquier herida grande debe ser examinada por un médico, pues tal vez sea necesario suturarla. La limpieza es muy importante en la curación de todas las heridas para que se alivien más pronto y no se infecten. Para curar una herida, primero lávese bien las manos con agua y jabón, entonces lave bien la herida con agua hervida y fría; si es posible, use una jeringa o una pera de hule; utilice jabón, ya que cualquier basurita dejada en la herida, puede causar infecciones peligrosas, como el tétanos. 

Al limpiar la herida, tenga cuidado de quitar toda la tierra; si la herida forma un pellejo, levántelo y quite toda la basura, para esto puede usar unas pincitas o cualquier instrumento, pero siempre hiérvalo primero para que esté bien limpio (estéril). Nunca ponga alcohol, tintura de yodo o mertiolate dentro de una herida, ya que puede dañar los tejidos y tardar el alivio. 

La prevención de accidentes infantiles consiste en proporcionar al niño un ambiente natural y sin riesgos para que realice sus actividades. La principal forma de prevenir accidentes en el hogar es mantener el orden en la casa para que cada cosa esté en su lugar y los objetos de riesgo, fuera del alcance de los niños. 

Los adultos debemos estar conscientes de los riesgos que representa dejar al alcance de los niños objetos punzocortantes, líquidos tóxicos, venenos, aceites, cerillos, armas de fuego, herramientas, etcétera. Es fácil que los menores, por su curiosidad natural, les llame la atención algún objeto o animal; por ello es nuestro deber indicarles qué pueden tocar y qué no, con el fin de proporcionarles la mayor seguridad posible. 

EL BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIOS
Para prevenir las heridas, debemos estar alertas ante la presencia de tijeras, cuchillos, astillas de madera, navajas de afeitar, vidrios rotos y clavos entre otras cosas. Todo esto debe estar lejos de los niños. También es conveniente contar con un botiquín que contenga algodón, alcohol, gasas, agua oxigenada y mertiolate, estos elementos nos ayudarán a mantener la herida limpia y con grandes posibilidades de una rápida recuperación. 

El botiquín es el espacio donde la familia o la comunidad tienen los medicamentos necesarios para prestar los primeros auxilios a una persona. Debe tener los materiales indispensables para tratar lesiones, infecciones leves y enfermedades comunes. 

Es importante que los miembros de la familia entiendan que el botiquín es para beneficio de todos, por tal motivo, debe encontrarse al alcance, pero no a disposición de niños pequeños; es importante tener presente que el lugar donde esté, sea fresco, limpio, alejado de la humedad y de los rayos del sol. Los diversos materiales que se encuentran en él necesitan estar marcados y se debe revisar frecuentemente su fecha de caducidad.


Que hacer en caso de que un niño se meta algún objeto en la nariz?


    Secretaria de educación publica del distrito federal SEP

1 comentario:

  1. Anónimo12.9.12

    Hola FiLi, que buen artículo publicaron, muy completo y adecuado.
    Lalo

    ResponderEliminar

Gracias por tus opiniones y comentarios